En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
¿acepta nuestra política de cookies?
Más información
| ACEPTO

Trabajar bajo la ola de calor: claves para evitar el estrés térmico (07/08/18)

Fecha de actualización: Martes 7 de agosto de 2018

Con temperaturas que superan los 40 grados en las horas centrales del día, son muchos los colectivos de trabajadores, como el de los agricultores o de los profesionales de la construcción y la hostelería, que son más vulnerables a sufrir las consecuencias del estrés térmico, entre las que se encuentra el golpe de calor.

El estrés térmico y la hipertermia pueden llevar al golpe de calor que es, de hecho, una de las principales amenazas que acechan a los trabajadores que desempeñan su labor expuestos al sol; sus principales síntomas son agotamiento, dolor de cabeza, náuseas o pérdida del conocimiento, entre otros.

El golpe de calor tiene lugar cuando la temperatura corporal sube por encima de los 40,6 grados. Nuestro cuerpo dispone de mecanismos, como el sudor, que regulan su temperatura y la mantienen alrededor de los 37 grados. Sin embargo, cuando las temperaturas se extreman, estos mecanismos dejan de funcionar y aumentan las posibilidades de sufrir un golpe de calor.

En el siguiente artículo se recogen una serie de consideraciones a tener en cuenta para evitar los golpes de calor.

Ver artículo completo

Fuente:

Prevention World
Última visita: 07/08/18

Hazte cliente ahora y podrás acceder a toda nuestra base de datos

Noticias destacadas

MAPA WEB
¿Quieres información actualizada sobre prevención de riesgos?
SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES
Facebook Linkedin Twitter RSS