En cumplimiento de la legislación vigente, solicitamos su permiso para obtener datos estadísticos de su navegación en esta web.
Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies
¿acepta nuestra política de cookies?
Más información
| ACEPTO

03/15. PR. EPIs que producen Alergias

Fecha de actualización: Miércoles 27 de mayo de 2015
Fecha original del documento: Miércoles 27 de mayo de 2015

¿Cómo se debe actuar cuando el calzado de seguridad le produce alergia a un trabajador o cuando tiene otro tipo de problemas?

La primera actuación que debe realizar la empresa es verificar de forma inequívoca y fehaciente que el trabajador no puede utilizar el calzado de seguridad, si este es el motivo que alega.

Para ello, sería necesario, en primer lugar, que el servicio médico o, en su caso, el servicio de prevención ajeno con el que se tenga concertada la vigilancia de la salud, le realice una revisión médica y las pruebas pertinentes con el fin de poder objetivar si el trabajador tiene o no una patología que le impida utilizar los EPIs, ya que esto se produce en más de un caso (por ej. pies planos, deformidades óseas, etc.).

Una vez realizada la revisión médica y las pruebas (siempre con informe por escrito), existen dos opciones:

  • a) Si se objetivan y confirman las dolencias, no se puede obligar al trabajador a utilizar el calzado de seguridad, dado que el artículo 5 del RD 773/1997 indica que deberán tenerse en cuenta las condiciones anatómicas y fisiológicas y el estado de salud del trabajador. Igualmente, se indica que el propio equipo no puede suponer en sí mismo un riesgo para la salud del trabajador. En este caso, existe la posibilidad de sustituir el calzado de seguridad por otro que no contenga el alérgeno o bien entregarle calzado especial de seguridad adaptado a sus problemática particular (en otros casos). Existen procedimientos especiales implantados en muchas empresas para estos supuestos, normalmente cuando se trata de calzado especial o gafas graduadas.
  • b) Si no se pueden objetivar las dolencias, entonces (y sólo en este supuesto) se puede exigir al trabajador la utilización del calzado de seguridad. En este caso, es recomendable entregar al trabajador una carta de advertencia en primer lugar y si se sigue negando, una carta de amonestación, pasando de forma gradual incluso en última instancia a entregarle una carta de sanción.

Fuente:

NETRISK

Hazte cliente ahora y podrás acceder a toda nuestra base de datos

Noticias destacadas

MAPA WEB
¿Quieres información actualizada sobre prevención de riesgos?
SÍGUENOS EN NUESTRAS REDES SOCIALES
Facebook Linkedin Twitter RSS